Una casa que combina la decoración rústica y nórdica

Decoración rústica en el comedorLiving con sillón gris generando contrastes con el blanco de la madera

Ubicada en Noruega, una casa con decoración rústica que logra incorporar elementos nórdicos generando contrastes de color y dinamismo a la ambientación general.

En toda la casa las paredes y techos están cubiertos por maderas pintadas de blanco, al igual que el piso. La madera aporta la rusticidad mientras que la paleta de colores neutros, suma la cuota nórdica a la decoración. El acento de color lo genera el uso de objetos decorativos y elementos textiles, que frente a un entorno en colores neutros, adquieren suma relevancia y dan vida a los ambientes.

El mobiliario, como el sofá del living, es de estilo tradicional pero tapizado en gris, bien contemporáneo. Almohadones y throws dispuestos sobre el sofá, suman el color necesario a una ambientación caracterizada por los colores neutros.

Detalles en color alegran y dan vida a la ventana

Nuevamente, las telas estampadas aportan color y alegran un rincón junto a la ventana.

Comedor rústico con sillas de diferentes estilos

En el área del comedor, también rústico, una mesa realizada a partir de caños es rodeada por sillas con la pintura desgastada. La cocina, íntegramente en blanco repite la estética de los demás ambientes de la casa. Estanterías abiertas permiten mantener todo en orden a la vez que decoran y otorgan calidez a la cocina.

Cocina rústica con estantes abiertos
Dormitorio rústico en blanco

En el dormitorio principal, una pared fue cubierta con un papel de motivos rústicos.

Dormitorio rústico con pared empapelada funcionando como respaldo de cama
Hall de la casa con decoración rústica

Fotos de Jorunn Tharaldsen
Via klikk.no